‘La gavina’: cambio de espacio y más funciones